Un hogar para los que aman cuba

Archivo para la Categoría "quien vive de las palmas"

Repitente

Yampier era conocido por pasar de un año a otro con alguna asignatura suspensa en la universidad como inglés, gramática.Nunca hubo en la facultad profesoras más latigos que de esas materias como Mayra y Odalys.
Ellas se sentían unicas; asi que habìa de sacarles su mejor esfuerzo, o hacerlas reir, o cansarlas de tanto levantar la mano para
participar.
Pero el pobre Yampi ni cayendo en gracia lograba pasar de año. Se convirtió junto a la teja de la Facultad(una teja suelta que resistió avatares del clima); en patrimonio. Hoy vive en Alemania, repitió 5 veces, pero se graduó al fin.
En la Primaria era distinto, los maestros aprovechandose de la inocencia de los pàrvulos, amenazaban con repetir los grados a quien no fuera buen estudiante.
No conocí a ninguno, pero hoy, estoy seguro aun tienen miedo de ser repitentes. Para que veaN: la persuación tiene muchas armas.

Tembló en Varadero o la vez que me puse seria de miedo.

Primero pensè en el fin del mundo y en la cantidad de cosas por hacer que me quedaban , luego en los transformadores que pudieron haber explotado y ocasionar la catastrofe,como aquella vez que se alumbró el cielo de verde pero sentí el ruido de las paredes tambaleandose y no me quedó duda de lo que era: un temblor.
Las personas del barrio no salieron de sus casas , unos creyeron que el causante era el gigantesco tanque de agua que se habia caido, otro creyó que la policia le estaba derrumbando la puerta.
A pesar del susto, nadie se aventuró para afuera , cerca de la avenida. Victor me tomò de la mano , yo a Fátima , que dormía , le puse un pañal y sali del callejón con el corazón en la boca.
Mi experiencia con los sismos habia sido nula, solo me unia a ellos, la solidaridad con mis amigos santiagueros,que los han sufrido en estos ultimos años.
Por eso me dejé llevar por el instinto y fui de las primeras en abandonar la casa. Desde los balcones los vecinos nos miraban.Solo despues de nuestra llegada unos cuantos se sumaron al pelotón. “Y yo que vino huyendoles de Oriente, ahora están aqui tambien , espetaba una joven bailarina.
“Mantengan la calma” , gritaba un muchacho que pasó en una guagua. ” Mami , salgan de la casa que dentro de 20 minutos viene otro “, comentaba por el celular la vecina del enfrente, como si fuera una adivina.
” Dicen que los yumas en los hoteles se botaron pa la calle buscando taxi, ¿te imaginas? los taxistas se habran puesto las botas,” reía un adolescente.Y yo pensando que el cubano de todo; saca una jarana. Realidad o sueño, medio en serio , medio en broma , lo cierto es que al regresar a la casa al cabo de 2 horas,vi como la pared de mi cuarto se había agrietado.
Fue entonces que me puse seria del miedo.

En el mes de las Carolinas

Salió y las vio ahí, abriendo su blancura al mundo. 1, 2, 3.. 7, aun  pueden contarse  con las manos,  aún no están en su esplendor.

Alguien se burló porque  ella decía que ellas son como los copos de nieve que caen en el invierno. Las Carolinas van llenando el árbol poco a poco, como a su niña le queda mucho por crecer aún dentro del bolso.

Aun las abejas deben polinizar, los zunzunes libar sin parar, cada mañana para saciar el apetito, le queda a cada gota de rocío, la responsabilidad de adornarlas de frescura.

Aguarda la niña; espera en el mes de las carolinas, el comienzo de la avalancha para una nueva vida.

Mis ojos , ante la caravana

foto : Raul Ernesto, más conocido como el Yuca 15304330_1856566324580265_8740385651575507177_o 15304160_1856565464580351_5602795650625942904_o 15235852_1856565491247015_6717462573176271341_o 15304470_1856565447913686_7711888282140873880_o 15259433_1856564927913738_2608860226414562248_o15311448_1856561917914039_1522253283_o 15271427_1856563741247190_1572632975_o 15322598_1856564057913825_973892981_oFueron dos ángeles , mis ojos ante la caravana. El primero se fue con las luces del día aun joven y regresó con la mirada triste ante el sol de la tarde. Dos veces vio el cedro portar sus cenizas, pero era como si Fidel estuviera ahí, saludando ante el silencio.
En la noche, a su llegada para el reposo, le esperaba otro ser, quien se brindó para donar estas imágenes.-“¿ Tu crees que te sirvan ?” -me dijo, y yo solo le repondí en la distancia, ” muchacho si yo soy la que deberia darte las gracias por dejarme tomarlas.”
Angeles , banderas, caras tristes, niños y ancianos.

Todos son Fidel.

Camino a la montaña

foto: Internet

Un hombre se levanta y mira al horizonte.
No es divino ni malévolo, es solo un hombre,  con un camino de montañas sobre sus espaldas, como Atlas el titán destinado a cargar el mundo sobre sí.
Resulta extraño no verlo, ni mencionar su nombre en presente, da un poco miedo, vivir tanta historia y no percatarse.
Esto no es una elegía, un epitafio, una oración.

El trovador lo ha dibujado mejor: “Soy feliz, soy un hombre feliz y quiero que me perdonen , los muertos de mi felicidad”.

Fidel, el eterno victorioso

Esa noche soñé con las lágrimas de una isla. Soñé con mi abuelo que lo adoró hasta el último de sus días porque después de Fidel nunca más pasó hambre.
Me desvelé pensando en que la noticia me había llegado dos horas más tarde y eso nunca uno se lo perdona. En las calles; el silencio no existía.
Y seguía pensando en que podría ser una mentira, como la que tantas veces armaron los envidiosos que predecían sus últimos momentos.
Me vino a la mente cuando la tropa visitó Birán y conoció en qué cuarto había nacido, a la hora que le vinieron los dolores a Lina, y la magia en los alrededores del batey que ni los ciclones pudieron destruir.
Fidel pudo ser lo que quiso y escogió liberar a los humildes. Su carisma y sensibilidad llegaba al más pinto de la paloma.
Este pueblo; más que socialista; es y será siempre fidelista.
Ahora sin su presencia no sé qué pasará; hoy casi todos somos un poco huérfanos.

El Portaretrato

Foto de familiaEl cristal no distingue el tiempo que lleva adherido a la imagen.
Es el momento de metamorfosis , del flash mágico, de la inercia en la separación de los individuos.
No hay en el espacio, en el tiempo, en el universo, una sonrisa que borre el recuerdo en una foto de familia.

A %d blogueros les gusta esto: