Un hogar para los que aman cuba

Felicidad

Busca con sus manitos de seda una flor para quien mas quiere, o será a la que mas ve a fuerza de costumbre.

Ella, la que recibe, siente un vapor que sale, se evapora, se consume en una respiración casi sin brisa.

De rutina, la niña planta varias flores en la mejilla de su madre. No le basta y continua como ametralladora en la frente, en los ojos, en las manos.

Felicidad, así lo llaman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: