Un hogar para los que aman cuba

En el mes de las Carolinas

Salió y las vio ahí, abriendo su blancura al mundo. 1, 2, 3.. 7, aun  pueden contarse  con las manos,  aún no están en su esplendor.

Alguien se burló porque  ella decía que ellas son como los copos de nieve que caen en el invierno. Las Carolinas van llenando el árbol poco a poco, como a su niña le queda mucho por crecer aún dentro del bolso.

Aun las abejas deben polinizar, los zunzunes libar sin parar, cada mañana para saciar el apetito, le queda a cada gota de rocío, la responsabilidad de adornarlas de frescura.

Aguarda la niña; espera en el mes de las carolinas, el comienzo de la avalancha para una nueva vida.

Anuncios

Comentarios en: "En el mes de las Carolinas" (2)

  1. Me encantan las Carolinas sobre todos porque mis hijas acostumbran desde siempre a soplarles sus finos pétalos para ver como se esparcen en el aire. Ellas siempre dejan en mi un recuerdo infantil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: