Un hogar para los que aman cuba

Fidel, el eterno victorioso

Esa noche soñé con las lágrimas de una isla. Soñé con mi abuelo que lo adoró hasta el último de sus días porque después de Fidel nunca más pasó hambre.
Me desvelé pensando en que la noticia me había llegado dos horas más tarde y eso nunca uno se lo perdona. En las calles; el silencio no existía.
Y seguía pensando en que podría ser una mentira, como la que tantas veces armaron los envidiosos que predecían sus últimos momentos.
Me vino a la mente cuando la tropa visitó Birán y conoció en qué cuarto había nacido, a la hora que le vinieron los dolores a Lina, y la magia en los alrededores del batey que ni los ciclones pudieron destruir.
Fidel pudo ser lo que quiso y escogió liberar a los humildes. Su carisma y sensibilidad llegaba al más pinto de la paloma.
Este pueblo; más que socialista; es y será siempre fidelista.
Ahora sin su presencia no sé qué pasará; hoy casi todos somos un poco huérfanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: