Un hogar para los que aman cuba

Nana para una noche en el mar

Los aleteos se calman ante la llegada de su mano al vientre.
Papá quiere escuchar que su hijo como pececito anda haciendo de las suyas y reclama su alimento.
Solo asi calma las ansias, no querer salir de la barriga de la madre; donde cada dia se siente más cómodo.
¿ Cómo lo tratará el mundo, después de ver la luz del amanecer? Duermete mi niño, duermete mi amor, pedazo de mi corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: