Un hogar para los que aman cuba

Allanamiento

originalHan profanado al tiempo, en el armario de su padre. A la mama se le ocurrió limpiarlo de toda su ancianidad. Modernizar sus gavetas, limpiar las paredes, sacar las maletas de combinación rustica. Dice que lo viejo debe quedar fuera, mas es un pecado hurgar en los recuerdos.
A veces es mejor, dejar tranquila la memoria, pero no deja de asombrar los papeles que tiene guardados: la carta de la mama de un amigo en letras corridas y mala caligrafía, papeles de cuentas, cuentas sobre papeles, tornillos, tuercas inservibles pero que algún día servirán, relojes de marcas, llaves suizas.
Conserva el padre sus carnes de la universidad, el lápiz azul con líneas blancas, mi preferido de su hijo, que no quería ver mocho, porque decía que esto denotaba miseria.
El compás que nunca aprendieron a usar sus hijos, está ahí, jorobado y con fino rollo de alambre sujetándole la punta afilada., las notas de quinto grado y sexto y los expedientes.
Los mapas del pueblo en el pasado, en el presente, comido por las polillas. Los plegables de lugares no visitados y que es improbable visitar.
Hoy han allanado el closet del padre, pero también sus recuerdos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: