Un hogar para los que aman cuba

La gran seducción

“Se movió rico “, le dice uno al otro, y con la alta virilidad que manifiesta, pone sus esperanzas en el mar.
La temporada ha estado mala, esperando solo el primer frente frio, que en la isla parece un anacronismo. Ni los ciclones parecen tomarse en serio, la sequía de la tierra.
Esta noche, el hombre no dormirá para gozar de la cosecha” Si no es hoy, no será más nunca”, se dice, y con sus varas, carretes, anzuelos, y plomos ve el mar con tendencias a mostrar sus atributos.
Uno, dos, tres, cuatro en una hora, no es suficiente, el hombre quiere aún más, no debe llegar a la casa sin que lo recriminen de haber pasado la noche fuera sin una razón.
A veces, se enfurece porque le comen la carnada, pero es así, ya los peces pasan escuela sobre como reconocer a un pescador, si atacan en grupo, como pirañas, nadie saldrá herido.
Vamos que para ser capturado debes comerte el millo, o no haber comido nada antes, en tus andanzas por las aguas del Caribe.
Siente algo fuerte, se mueve la pita, el hombre sabe que su lucha con algo grande comienza, su imaginación, su fantasía lo lleva a un Tiburón blanco una picúa, o barracuda, como dicen los extranjeros?
El otro día, los bañistas vieron horrorizados como un niño salía herido en su calcañal con medio pedazo fuera de su lugar, y en la orilla!
O la vez que a unos 300 metros, un pescador gritaba que salieran del agua porque una picúa había picado, y el engaño surgía efecto.
Afuera vieron al gran animal: un tiburón limón con su metro y cinco centímetros ,”es un bebe tiburón o un casón, ese no tiene dientes, gritaban algunos , pero alguien de ultimo le ofreció su chancleta de plástico y no quedo nada. “Así que no tenía dientes”!
Pero, el hombre lucha con todas sus fuerzas, siente en su cabeza la voz de sus compañeros, no dejes que te cobre ¡!!!
Luego de media hora, y con el sueño a sus espaldas, aparece el pescado, cansado, abatido; es su gran derrota, a pesar de vivir una hora más dando brincos buscando el oxígeno.
El mar sigue moviéndose rico, como aquella mujer en baile sensual frente a los hombres. El cae seducido ante ese azul, nunca antes lo había pensado pero le ha sido infiel a su pareja.
En sus ratos libres quiere sentirlo, adorarlo, echarle un piropo para que en retorno le sea correspondido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: