Un hogar para los que aman cuba

Nadie escapa al primer dia

No sabe abrocharse los zapatos; aunque el padre le dedique un momento para aprender a hacer el nudo del marinero.
Le queda corto, le quedan largos, flojos o muy apretados.

Incluso en manos del sueño, el papa le pondrá los zapatos para obligarlos a levantarse, porque aún tienen la pereza de las vacaciones.
Escucharán la radio, el programa que tanto le gusta o verán la sección de la televisión dedicados al despertar educativo, pero al terminar sabrán que ya son las 7 y media y que corren el riesgo de llegar tarde.
El pan traspasa rápido con la leche y viceversa. Ya es hora de llegar puntual a la escuela.
Estar becado es otra cosa; nadie llega tarde a menos que te escabullas de los profesores que albergue por albergue gritan el reconocido “! De pie! Y ahí sí que el reporte en el expediente va directo a tus manos.
Nadie escapa de las emociones del primer día: el afán de los que ya quieren otra vez que llegue el verano , para los que 45 minutos son interminables , rara vez las horas del recreo te parecerán suficientes y te extrañarás cuando el timbre no suene , ¿será que estará averiado?
Algunos se atreverán a pedir los cinco minutos como si fuera un derecho constitucional.

Pero lo cierto es, que el curso escolar ha comenzado y ahora solo hay una palabra en el tintero: el beneficio de aprehender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: