Un hogar para los que aman cuba

La otra Ana

tomado de JRSe parecía a Ana, pero Tolstoi no se enamoró porque a pesar de sus años aún conservaba la frescura de su tez. No.
Le encantaba el carácter de palma real, siempre altiva, orgullosa, con las palabras precisas colocadas en su boca de jazmín.
Esta Ana, también se enfrentó secretamente al qué dirán, al que dijeron, al que decían. Esperó a su Ignacio, el hombre al que todos temían, pero con ella era, todo amores.
Ese día fatídico, tu muerte no fue frente a un tren, ni dejaste caer tus objetos más delicados, se fue tu alma; ese ángel que te anunciaba, el ruido sordo de un grito.
Se parecía a la Karenina; en el espíritu, en el ambiente, en los amores imposibles.
Pero ella, reapareció en palma real, escuchando desde los campos, el susurro de los secretos mejores escondidos del monte.

Anuncios

Comentarios en: "La otra Ana" (3)

  1. Qué buen diseño, y esa imagen, me encantó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: