Un hogar para los que aman cuba

La bailadora

Ella bailaba sin mirar a los demás .Y era feliz,porque no le importaba si el ritmo era una conga o un son . En su delirio de dulzura hacía piruetas en el aire , y hasta un jeté de ballet.
Llegué a pensar que era extranjera : una muy particular , despojada de complejos y que no escondía sus pies para bailar bajo a mesa ; como los otros.
Viendola bailar, a la redonda , sonreí porque no eramos los únicos en pasar un rato agradable.
Al rato se fue, sin pedir aplausos al público, ni decir adiós .
Entonces le pregunté con los ojos si mañana volvería.
Ella, con sus rizos alborotados, me dedicó una mirada.
A eso se le llama ganas de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: