Un hogar para los que aman cuba

María, una sonrisa porfa

María me confesó que su secreto para vivir era la risa.
Que no importaba que la gente la creyera loca pues su locura andaba por dentro, cuando veía al muchacho moreno , el campanario del pueblo.
Todas las tardes al caer la noche , el sonido de la torre hacía a María sonreír y caminaba al parque para hacer volar sus mariposas en el estómago.
Las señoras susurraban en sus casas , no se cuanta desaprobación porque María no dejaba de sonreír.
La gente es así, mientras te vean feliz una lombriz les crece por dentro.Pero eso le parecía antiflogitínico.
Imagínense cuando la vieron del brazo del moreno campanero.
Iba soltando su sonrisa a los cuatro vientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: