Un hogar para los que aman cuba

Verde, verde

Cada espacio de la tierra mojada le recuerda los olores del amanecer.

El verde está en la a esperanza , el lago, la estepa, el manglar.

Un manojo de flores aún sin crecer esperan a ser cortadas. “Por favor , no lo hagas “, le dicen al niño.

Pero la esmeralda envidiosa lo corroe . Ella es solo una roca , aunque brille más que el rocío mañanero.

Las flores crecen y la esmeralda se consume ante los ojos del niño.

Verde , verde, las quiero, y las arranca de un golpe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: