Un hogar para los que aman cuba

victor mesa, matanzasVíctor se quitó los espejuelos, minutos antes que Donald les pulverizara a los matanceros las esperanzas de matar el noveno inning y seguir en la pelea.
Uno siempre piensa qué si hubiese pasado esto o lo otro. Y Víctor se lo debe estar preguntando ahora. Si hubiera sido un lanzamiento afuera, si se hubiera ponchado, o si hubiera dado un roletazo bueno para doble play…

Los incrédulos, los más pesimistas no pensaron nunca en los milagros: Si, aquel que a las alturas del octavo inning, ganando por cinco carreras y con el hombre más débil en la tanda se empatara el partido.
El beisbol tiene sus jugarretas sucias; te quita, te da por los costados, te hace gritar, ponerte la libreta en la cabeza y dejarte atónito por lo increíble que parezca una jugada.
Matanzas hizo lo más impensable, pero Pinar se lució y con un jonrón de Donald calló a quienes no creen en milagros.
Por eso la pelota, no es solo números, ni posiciones bien colocadas. La pelota también exige un poquito de magia, corazón y suerte. Solo eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: