Un hogar para los que aman cuba

Ida sin regreso

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escribo. Aún cuando los recuerdos están frescos en la memoria. Escribo, aún cuando se que paraójicamente estas imágenes no se me borren de la cabeza tan fácilmente. Una foto de las barracas , con un hombre casi desnudo nos recibe.

Es la entrada del campo de concentración de Bachenwald, a unos 5 kilómetros de Weimar ciudad donde vivió Goethe, ese gran escritor alemán, autor de Fausto.

En una gran explanada donde solo se ven árboles , se siente el frío hiriente, y los pasos de los que llegan para visitar lo que antaño fue un lugar de destrucción , hoy se erige con la ayuda de todos , un memorial para las víctimas.

Es lo menos que se puede hacer para recordar a aquellos que murieron por una causa injusta solo por ser más o menos judíos, gitanos, homosexuales  o extranjeros.

En el K C, por sus siglas en alemán , no había esperanza de sobrevivir , practicaban  la tortura psicológica en las celdas, e incluso si caias en la uno,  sabías que ibas a morir pues te ponían  una noche antes de fusilarte o sino eras un objetivo más de tiro ; en las llamadas enfermerias, donde supuestamente te medían para un examen médico y lo que estaban era calculando alevosamente la altura de la nuca para practicar tiro al blanco.

La línea del ferrocarril todavía está trazada , aunque lo cubre la espesura del monte , hay una calle que lo fue construida  originalmente y que le llaman la calle de la sangre , por donde entraban los nazis al campo,mientras el  responsable aléman en su casa como si nada, tomando vino y jugando con sus niños en el zoólogico. Menuda contradicción entre víctimas y victimarios.

No en balde, el mej0r consejo que te daban estaba escrito en la puerta de entrada , pero,  sin salida “Jeden das seine”, algo asi com ” cada uno por su cuenta”, pero ni de eso eran dueños nos concentrados en los campos de exterminio.

Aún escribo, ara recordar, y no sacarlo de mi mente la vez que una cubanita pisó la calle de la sangre y puso una piedra como ofrenda , como regalo sagrado  para aquellos que tuvieron ida pero sin regreso.

Anuncios

Comentarios en: "Ida sin regreso" (4)

  1. Sanchez Rolando dijo:

    Saludos ! Weiter so

    Von meinem iPhone gesendet

  2. ¡Estremecedor! sencillamente, ¡estremecedor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: