Un hogar para los que aman cuba

Un recuerdo de ciclón

La llegada de un ciclón a la provincia se convertía siempre en un suceso.

De niños , y sin medir el peligro que esto representaba, nos gustaba que llegaran,  por razones simples como estar de vacaciones en la casa, ver la lluvia caer a porbotones, o acostarse todos en una cama para acurrucar las emociones y no mostrar miedo.

Mi mamá y mi abuela eran de las primeras en alarmarse, pues tuvieron la oportunidad de presenciar cuando en el año 1985 entró el agua en Varadero. Mi abuela cuando se refiere al hecho dice que el mar ” reclama lo que es suyo”.

El mar del sur se desbordó y le daba por la cintura a los habitantes de la zona .Fue la primera vez que se evacuaba en un hotel.  En la casa solo hay una huella del suceso y es que el horno con que  se cocinaba quedó inservible de tanta agua salada. Pero fuera de ello, no hemos visto en carne propia la magnitud de un organismo ciclónico.

Por televisión es diferente: a uno le duele ver los cultivos en el piso, las casas destruidas, los ríos desbordados, el mar bravío destruyendo todo a su paso.  Y nos preguntamos cuándo vendrá la electricidad y el agua.

En general , los recuerdos no son gratos, pero al menos nos queda el consuelo que Cuba tenga un récord en protección de las vidas humanas durante el paso de estos fenómenos.

No quisiéramos que se repitiera la historia del Flora en los años 60 , ni el Key, ni Lili, ni Ike, Michele, ni Gustav. Ojalá y San Alejo , nos aleje de los ciclones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: