Un hogar para los que aman cuba

No, no se trata de la capital de la región de Asturias, ni de mis peripecias por España en sueños, porque nunca la he visitado. No , no nada de eso.

Oviedo fue un personaje singular  en el Preuniversitario donde estudiaba. Como secretario  de acta de la Vocacional, su trabajo consistía en pasar la lista sobre las ocho de la mañana en las aulas.

Pero este personaje singular, lo mismo te paraba en el pasillo , que en comedor y te decía como por arte de magia “Bárbara Betsy Benítez ,número 4 del grupo ocho, prima de Lilibeth Artze , número 3 del 6. Y te quedabas atónito pues no podías comprender  las artimañas para aprenderse todos esos datos.

Oviedo tenía la fisonomía de lo que mi mamá llama un estibador de barco: fuerte y alto y de facciones cortas.  Era uno de las autoridades más temidas de la escuela pues si te “cogía fuera de base ” , te quedabas sin pase, valga la redundancia.

Cada vez que pasaba por nuestra aula , hacía el mismo ritual : “El 1, 2, 3, 4,…hasta que llegaba al 13 . Por alguna extraña razón nunca decía el número sino que se ponía a sumar los que dieran 13 como 9+4, 11+2 , 5+8 en fin, toda una gama de sumatorias matemáticas.

El secretario ademas llegaba y nunca se sentaba , solo se paraba en la puerta del aula. Pero un día, un bendito día que no lo hizo le pasó algo increíble: Cuando llegó hizo una pausa e hizo ademán de sentarse, pero … mala suerte la silla estaba rota.

Oviedo cayó de bruces y tumbó el mantel de la mesita. Nosotros que le teníamos un respeto enorme solo hicimos mutis y él entonces se marchó .

Desde entonces, nuestro secretario ya no fue el mismo, ahora permanecía menos tiempo de lo habitual en nuestra aula, pero su memoria nunca fallaba a la hora de saberse los datos de los estudiantes. Sino pregúntele a …..a todos los que  como Rouslyn, tuvieron la experiencia de conocerlo.

Anuncios

Comentarios en: "De Oviedo, la Vocacional y otros cuentos" (6)

  1. Guanaja… (en el buen sentido de la palabra). Me hiciste reír. Oviedo no estaba en la Vocacional en mi época… lo conocí hace como tres años que fui a hacer un trabajo sobre las pruebas de ingreso. Tá bueno el cuento…

  2. Tu crónica me hace recordar a un personaje con características similares a Oviedo…este se llama Edilberto..pero todos los conocían por “Boca de Chapa”..ja,ja,ja..Era secretario en la Vocacional..Buenos momentos con “Boca de…ufff..perdón ..con Edilberto..ja,ja,ja,ja,

  3. Ay, Betsy, si supieras que Oviedo después de 10 años aún me ve por la calle y me recita aquello de “Rouslyn Navia Jordán, número 18, grupo 3” y de paso me pregunta por “Ariadna Jordán Jiménez, número 9, grupo 3” que era mi prima hermana, a la que ya él no ve nunca porque se mudo pues…un poco lejos…
    De Oviedo deben haber muchísimas anécdotas graciosas como la que cuentas. Recuerdo que era un personaje más que respetado, hasta temido, precisamente por ser implacable con el tema de dejarte sin pase si te atrapaba en alguna artimaña o travesura de esas de adolescentes de Pre. Recuerdo que una mañana dos o tres amigas y yo nos fuimos del aula unos 10 minutos antes de que comenzara el receso para llegar a la cafetería antes que los demás y evitar la multitudinaria cola…nos escabullimos lo más discretamente posible por las escaleras, recorrimos el pasillo del segundo piso sin ser vistas y cuando ya casi alcanzábamos las escaleras del aéreo de la biblioteca, una voz que nunca supimos de dónde venía, pero si de quién, nos sorprendió de pronto “¡¿Qué hacen ustedes fuera del aula a esta hora?!
    El susto de nuestras vidas…resulta que Oviedo estaba en el pasillo central, debajo de nosotras y nos había observado entre las hendijas de los peldaños de las escaleras que intentábamos subir con tanta cautela. Por suerte ese día parece que estaba de buen humor, o no creyó necesario llevar el asunto a consecuencias mayores y “la fuga” no trascendió, ni dejó secuelas más allá de aquella sensación que nos quedó, por el resto de nuestras vidas de estudiantes internas de que Oviedo “estaba, como Dios, en todas partes”.
    Es una suerte que todo aquel temor desapareciera al graduarnos, hoy lo saludo con gran afecto y ya no guardo tanto las distancias habituales en las que nos consideraba profesor/ogro-estudiante/víctima. He llegado a conocerlo un poco más y descubrí que a pesar de su severidad, nos recuerda con mucho cariño, a todos y cada uno de nosotros. Y somos muchos, cada tres años nuevos alumnos pasan a ocupar su atención y sin embargo jamás olvida un nombre, una cara, un grupo…Ahora, diez años después, siempre que me lo tropiezo le hago la misma pregunta: “Oviedo, dime la verdad: ¿tú te estudiabas los listados de noche para memorizártelos?” Él siempre me sonríe, y me lo tira a broma…el secreto, como leí una vez en El Principito, es que Oviedo ve con el corazón.

  4. […] su blog, me salió un post completo, y no quise desaprovecharlo, así que acá les dejo el link al texto original y mi posterior […]

  5. @Saludos
    Sóc en josepcalvet, Cubaamiga en Twitter y un amigo del caimán de diversos nombres.
    A mi me gusta embravecido, pero también es el caimán amable, el caimán sonoro, etc.
    ¿Y y qué quería decir? Ah ya¡¡¡
    Que me gusta ver cómo se tejen pequeñas redes de complicidad entre ustedes los cubanos y cubanas. Es el caso de estos tres comentarios.
    Más que un saludo.
    PD Cuando leo “nunca he visitado…España”, me encantaría hacer de anfitrión.

  6. he leido esto y sema han aguado los ojos, sali hace 14 años de la vocacional y sigue siendo el lugar preferido de mi vida, garsias a los que escribieron,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: