Un hogar para los que aman cuba

Alma Mater , joven eterna .

La magia de la universidad de la Habana  convierte a un muchacho en un hombre hecho y derecho, a un revoltoso en un aplicado estudiante, a un deportista en campeón. Para los que estudiamos en ella, parece que el tiempo no ha pasado por esas paredes impenetrables, por esos jardines frondosos de verde, por esas escaleras. A veces pensaba que estar en la universidad me transmitía un aire de valentía  para enfrentar la vida. Así como los estudiantes de antaño defendieron su pedacito de ser invadidos por los esbirros, tanques u otra agresión. La universidad tuvo buenos defensores e incluso hubo hasta uno que pasó a la historia por haberle dedicado hasta una revista: Julio Antonio Mella y su revista Alma Mater.

La más longeva  de las revistas para jóvenes cumplió 88 años. Ha sido cronista de cuanta manifestación ensangrentada protagonizado por los estudiantes, de los discursos de los futuros grandes líderes del proceso revolucionario, de la persecución y  del último suspiro  de “Manzanita”.

Mella supo lo que hacía cuando la convirtió en la voz de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y en tribuna de la reforma que sacudió durante la década del veinte, a la Universidad de La Habana, entonces única casa de altos estudios del país.

De aquel noviembre de 1922  se ha transcurrido un largo trecho, sin embargo su predecesora ha cumplido cabalmente las ideas de creación: “”Y esto, es obra beneficiosa a la patria. Por ella laboramos; para ella nacimos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: