El cuarto

Pocas veces sintió esa necesidad.El cuarto ocultaba los sonidos de la inocencia.

Sus costados resplandecian en la mirada de sus extraviados ojos.Al fondo un sillón, una mesa, y un reloj, era menester de los presentes ajustarse a la hora de los abrigos.Antes que la prisión de la lujuria cayera sobre ella, sintió la necesidad de cerrar el amuleto de sus pasiones.

El cuarto, dónde crecía se fue agrandando y no era tan la inocencia en la luz de los espejos.

Cafeconexión

Y derramó el polvo del café pensando en él.

Minuto aparte, no existe explicación de una mirada ,una sonrisa y unas palabras roncas a miles de kilómetros que mueven las caminos hacia el ventrículo izquierdo.

Se está colando el líquido oscuro avisando a los sentidos :arriba una nueva pasión.

Crónica de la mala palabra

Ella siempre temía a las maldiciones que le esgrimia su mamá «Mal rayo te parta , hija mía .Preferiría una niña más espabilada y menos intelectual,»fulminaba con el filo de la palabra.

La criatura se instalaba en los brazos de la abuela y de ahí no habría quien la sacara.

Ni siquiera se salvó del regaño en medio del beso robado a la salida de la disco, o aquel en la avenida de su casa, cuando el muchacho en plena bicicleta descubría de la niña algo más que dos botones de oro.Una vez más su madre le empujó un «tira pa la casa»y ella seguía con la mala suerte de no haber hecho lo que socialmente le era permitido: explorarse en todos los tactos , sabores y olores.Como aquella vez , que una por una fue pegando en hojas en blanco , fotos de mujeres impubicas,hombres ; lo que se dice hombres inimaginados , dando besos en lugares insospechados, tomándose de las manos, esas mismas que harían perder el significado de la palabra virgen.

Como sea, ella tenía la virtud de no jugar a las palabras,sabe que si las cultivas , las sacas a multitudes y se vuelven estériles, disecadas por la manía de repetir lo mismo en las situaciones.Quien dice que un te quiero puede llegar en dos semanas y un adiós solo un segundo.

La insconciencia de las malas palabras: en eso siempre superó a su mamá.

De resumen

Si me dejara llevar por cábalas, el 2023 va a ser mi año, pero este 2022 también lo fue .

Comencé diferente y en vez de andar triste en casa, cambié la rutina, caminé, trote, intenté acelerar el paso, conocí al libra Dariel , las técnicas del kaiseneca, me añadí a la vida de Jessica y su alma atemporal. Llegué a cantar con la guitarra acordes imperfectos en la terminal, en el parque , a la luz lunera, en una cascada. Abrace a Reinier Peñarroche , a Andy y a Lili que me reabrieron las puertas del periodismo deportivo, a mis amigos reconciliados del grupo 8 de la Vocacional.

Pero también aprendí del dolor de perder a mi abuela Nena, sentí y siento su vacío en el cuarto ,pero aún así me refugio a la luz de la vela.Casi morí por la picadura de un mosquito pero una vez más, conocí el valor de las amistades, Danaivi, Yitzania, Randy. Me tatue una mariposa con llave,fui rebelde, y me bañe en el Pacifico en invierno.

De los amores ni hablar, es una asignatura pendiente creo que de cada ser humano, solo decirles gracias por el aprendizaje, gracias por el tiempo, por los besos que no nos dimos ,y por la paciencia.

De este año, mi niña ya abandonó 3 dientes para el ratón Pérez, y crece y crece y baila Cascanueces y BadBunny y Celia Cruz y Sexto Sentido.Forma pandilla en el barrio para jugar a LadyBug, y llora cuando no quieren jugar con ella pero consuela a sus amigas cuando algo malo le pasa. Fue la mejor en natacion hasta que se acabó el cloro en la piscina, jugó con su primito Elan por primera vez. Tuvo un hermanito alemán y lo conoció en la distancia y se pregunta aún por qué sus padres»se separaron».Yo la miro y le respondo con naturalidad que cuando uno ve la vida de azul y el otro de rojo , es difícil ponerse de acuerdo.

Así las cosas, soportamos apagones, ciclones, piojos, malos cortes de pelo, abandonos, partidas, impotencias , deseos carnales, ilusiones, desamores, y vaivenes.

Gracias 2022 ,bienvenido 2023.No cambia el tiempo ,los que resurgimos somos nosotros.

Inolvidable Veleco

No saldrá en los titulares, ni hagan nombrar calles en su nombre.No habrá ni un hueso recordando, que alguna vez se llamó Juan ni Susana.

Ha muerto Veleco, simplemente un hombre.

Su carretilla yace ahí , en el portal contiguo a la casa, sin ruedas y pintado de blanco,con mangos azules, porque lo mantenía siempre decorado para su trabajo de recoger basura durante el día. Lo acompañaban también las maletas con las pocas pertenencias, un par de tenis, un colchón, su vaso rojo para el agua.

Todavía en casa de muchos habrá una que otra camisa o pulover que le lavaban cada semana.Pero desde que le dieron la golpiza por quitarles esas mismas camisas , el Vele no levantó cabeza y se fue apagando en el hospital.

Lalita le llevaba café, Miguel un pan con tortilla,Hortensia un par de sábanas limpias

La gente del barrio sabían que tarde o temprano ocurría lo peor.

¿ Se sabría de su edad y origen?, solo se sabe que su presencia hizo de las calles de mi pueblo un poco menos inolvidables.

Bendito fútbol

Sí.El futbol saca lágrimas.

Por alegría,de tristeza,por impotencia,de amor.

Bienaventurados los hinchas que no respiran el aire frente a la portería,pero imaginan ser ellos los dueños del balón.

Bieanventurados los críos que se reúnen y portan camisetas viejas con los ídolos de sus padres.

Bienaventurados los cantores del himno de su selección.

Salve Dios a los que esperan al tiempo, unas veces esquivo, otras montados en un expreso oriente, una sensación en tonos grises en los silbatos de los árbitros, para que empiece el partido o lo acabe sin el verbo ganar.

Lo demás no es importante,lo demás se queda en desamor

Nada que cambiar

La vida es más que 10 botellas de vino sembradas para el vicio de los humanos, se crea en la energía de un beso a kilómetros, se ignora en la creencia de dos seres que se escuchan.Se ama , más allá del entendimiento humano, se olvida que persiste aún después de la muerte

Dos

A Pablo López , otra vez por la inspiración

«Ahí está Casiopea , es una M mal dibujada»,dice ella.!Que hermosa la espesura de la noche !dice él.

Van bajando los niveles del calor , y solo los miran los fantasmagóricos miedos de la expectación.

«Tengo que confesarte algo , dice él.»Yo no sé mucho de las estrellas ,pero estoy seguro que la tengo al lado mío».

Le pone el brazo por arriba como dos hermanos, el abrazo se viene de golpe.Ella lo abraza , con ese modo ralentizado, siente el deseo de un beso.

Maldita cobardía, maldita incongruencia en las manos de ella.Lo besa y él le pone la mano sobre el pecho.»Siente mi corazón».

Ella ríe , rie y rie , por que ríes tanto , será u a mezcla de alegría con emoción, y sigue riendo y lo abraza, y se sientan uno frente al otro , luego en simulacro de dejar la puerta abierta de su habitación, ella lo engulle.

Tantas estrellas no pueden estar equivocadas.

Se deslizan los acordes de una guitarra, armonías sin nombre , armonías en la nada. No tienen casa ni futuro.
Una vez ella soñó con ese canto y se dijo sería imposible encontrarlo.¿Él sabría de su secreto en la octava dimensión? El mudo dios de las nubes les concedió la maravilla del presente.
«Tengamos por hoy, al despertar ,una mirada al cielo que nos haga despertar conscientemente ,» dice ella.

Se acuesta sobre su pecho. No importa nada más.

Memoria menguante

Amor que en cuarto menguante desafía

la memoria de los atardeceres

El filo de las palabras ,

a medio tono en los agudos sonidos de la conciencia

Cuando nadie me ve, soy tuya,

soy de una religión que adora los antiguos acordes de una guitarra.

A veces ,

sin pretender llegar a las estrellas,

hallo la pared como el reflejo de los papeles en blanco.

Espanta , suspira, ojea en los labios, un impulso para morir en aguas cristalinas.

Amor, sediento de desamor

A %d blogueros les gusta esto: