Un hogar para los que aman cuba

Suena el arpegio en Do mayor. Instaura el Sol sostenido en la cima del mundo.

Sus dedos desnudan las cuerdas que tensan al aire, y ella vibra alto, tan alto que parece un suspiro donde yace el agua de los cuerpos vencidos por el sudor.

Rayando las mariposas que agotan las alas para su vuelo en Mi menor , el tono de su voz diminuta ante los sonidos del amanecer.

Traspone los miedos , las mentiras, la ignorancia a los ausentes trastes de la guitarra.

Usa la canción en son de aliviar el ansia del beso.Un beso a coro en Si bemol, arrebatando lo único que puro en la sonrisa de esa muchacha.

Te vuelve a ver, y la lógica en las notas musicales inspira saciar el hambre de dos desconocidos, amantes, incautos, descorazonados.

Flor utópica

Sea esa flor , rodeada de papeles en blanco, que sin agua , tierra o viento descubre sus raíces para crecer a escondidas.Para fundar lo que llaman milagro, para escurrirse de los maltrechas mieles que le arrancan.

Sea esa flor , que no le importa ser diminuta o si quiera añadir al tiempo a la primavera. Vive buscando el sol, gira en torno a su sombra, acude a la ayuda de los enamorados.

En tres días, la misión de los vencedores, es llevarla a la cima de la montaña para que su descanso sea en paz como los papeles en blanco.

Hágase pues, la utopía.

Silencio

Cuando el silencio se enseñorea, no hay esperanza capaz de violentarla.

Uno mira el humo que carcome el miedo a la vida, uno mira al azar como aquella libélula que se posa para descansar al viento, deshojada de tantos aleteos.

Cuando el silencio te agobia , anhelas sonar el grito que lleve a las profundidades del mar,donde todo es húmedo , donde el remanso de lo azul se torna negro y luego verde ,para despues no divisar nada.

Cuando el silencio te escucha, abre tus brazos y deja caer el manantial de emociones sobre los cadáveres.

Esos cuerpos que caminaban sin apuro, pero que engendraron flores a su partida.

Nadie escapa

Voy a escapar del mundo por el alma solitaria de mis huesos, sabiendo que la ternura no cabe en el abrazo , ni la devoción en el beso.

Voy a escapar del mundo, delirando espumas de mis extrañas espirales del espíritu.

Voy a escapar, sin que el brillo de las nubes avance en el torrencial cuerpo de mis deseos.

Aguacero de mayo

Grita el cielo que desea caer sobre el abismo de la tierra. Las nubes deshacen su camino de algodón y se convierten en ríos grises desembocados.

Hace falta un aguacero para llevarse lo único limpido en un beso robado.

Hace falta un aguacero que llame odio,a la costumbre y amor,a la utopía.

Hace falta un torrencial para inundar los anhelos en sueños cumplidos

Más nos queda un aguacero de mayo,el primero,en cada flor,en cada mirada,en cada canción que me lleve a tus latidos.

Tatuaje

La primera vez que pude hacerme un tatuaje nunca lo hice.

Tenía 22 años y un miedo intenso en pensar que sería algo para siempre y que si no me gustaba el dibujo entonces quedaría marcada por el peso de mi mal gusto.

Para muchos , los tatuajes son simples desmanes de la delincuencia, o una forma de captar la atención de los ojos curiosos, o simplemente andar a la moda con el nombre de tu amor del momento o el de tus hijos.

Para otros, es la imagen de tu piel hablando a los cuatro vientos, que no necesitas de ropa para estar vestidos, ni de la aprobación de la sociedad para decir si te quedó lindo o no , o le combina vagamente con tu personalidad de cascarón recien partido.

Fue así que hoy, 28 de abril de 2022, llegó la decisión de mi primer tatuaje a vía de hecho.Reclute dos buenos amigos, uno me daba la verdad ,otro me calmaba y mi huracán de pensamientos sondeaba el rumbo de la acción.

«Aquí se goza con el sufrimiento de los clientes», aclaro Daniel , el artista principal de la obra. Y yo solo era sudor, y ojos clavados en mi amiga.Risa nerviosa, me delata.

Luego del boceto terminado, me limpia la zona y me dice :»relájate , esto no duele», me pega el diseño sobre mi antebrazo izquierdo.

La aguja emite sonido de máquina de coser automática, y yo miro el disco de Areito que está clavado en la pared.

Para de nuevo Daniel:»Si sientes el mínimo mareo me avisas para tomar las medidas pertinentes,un vaso de agua con azúcar y listo».Y yo solo asiento con la cabeza , sonriendo una vez más.

Continúa a la derecha, a la izquierda, hace un trazo por acá otro por allá, me arde en algunas zonas, pero nada irreal.Su mano zurda sabe gestionar donde va el mejor relleno o el delineo de la llave del diseño, y así pasan 1, 2,30 minutos y 45 minutos después con algodón en mano, se detiene y dice:»Ya terminamos, ¿Te gustó?»

Y mis ojos se encuentran con los de él y le digo» me encantó, pero ¿ya terminamos?» No lo podía creer, después de mi lluvia de malas ideas, de los temores infundados.

De Daniel , el artista les comento que se quedó con las ganas de verme desmayada, o si quiera una lágrima de dolor, o una temblor que justificara que la primeriza cumpliera los estándares de novata.

Del resultado demás está decirles que me encantó. Y que puede haber tanto detractores de mi primera marca ,como admiradores, pero eso poco importa.

Mi mundo va más allá de una llave con alas y cadenas que te invitan a recorrer una vida, en demasía apegada a las «buenas » conductas.

Por eso me declaro hoy , libre y valiente.Como los guerreros ,con marcas de sus batallas, esperando la experiencia de un nuevo combate.

Volver

Volver a cruzar en dirección a tus pupilas , al norte de tu mirada, en el Ecuador de tus manos, al sur de lo desconocido por el beso robado.

Volver cuando tú simiente pose de emperador me tornaba invisible los harapos en mi cuerpo.

Volver a la inocencia de las palabras susurradas al oído, con el ruido sordo de la electrizante verdad.

Una verdad sin ojos , una verdad enterrando el deseo del abrazo, una verdad dicha mil veces que se convierte en falacias.

Una verdad, retozando en los límites de las almas paralelas.

Volver si alguna vez entiendes, que las olas en el mar dependen de la lunática manía de encontrarte a ti mismo.

Cuenta el Río San Juan que cuando amanece en en la Terrazas , se oye el picoteo de los pájaros carpinteros para abrir el hoyo que sera su casa.

Y que no hay tendedera más firme que los cables de duro enrrollado para hacer cercas, canopis , y hasta barreras de no pase.

No les puedo hablar del problema del transporte porque si es algo cotidiano, y de las largas y angostas distancias de las carreteras,pero si les puedo comentar sobre lo cristalino que esta el día en las terrazas con sus colores esmeraldas, zafiros, rojos vino tintos.

Cuando la lluvia cae,parece que de solo mojarte le llevas un pedazo de recina de los árboles que te acarician.Cuando la lluvia cae y el trueno aparece y tú qué estás listo para saltar la vacío por una cuerda te da por hacer el clásico»yuju» , o brincar con la pies descalzos o dejarte caer sin saber que hay al otro lado de la cuerda y su velocidad te llegará para acortar la distancia para frenar.

Solo se que el miedo ni atisba la sensación de volar por arriba de lo conocido,ni de la mayor altura , ni la del tramo de 256 metros de largo ni caer sobre el rio.

La primera vez te recuerda lo valiente que eres.La de esa gracia que tienen los ojos para recordar los colores de tu risa cuando descubres un lugar como Las Terrazas.

Ojos de bruja

Clama la noche el murmullo de los brazos en señal de picardía.Fino viento del sudeste, ni tan frio para el gélido aliento, ni tan cálido para despertar la lujuria.

La risa va llenando los espacios en el borde del firmamento.

¿Quién es esa que se ve ?Aquella de ojos de bruja, que no le pide permiso a la Osa Mayor para aliviar su deseo.

Aquella que de tanto balbucear las palabras , se confunde con las ondas de su silueta de fantasmas caídos.

Aquella , la de mirada de maternal visión de los vencidos, por el fuego de los labios escondidos.

Clama la noche, por un destello de luces en la aurora boreal , que se desvanece, brilla, baila y canta ante aquella, con ojos de bruja.

Bésame

Tibio sabor en tus labios, me despertaron en la mañana.

Nimia curva de los fantasmas que no abandonan el cuerpo de los incautos amantes.

Eléctrica fuente de suspiros, acorralan mis sentidos.

Si la palabra dicha dos veces te ahoga , acude al encuentro de sus mejillas.

Con los ojos cerrados, la ecuación alquimista está lista.

Tu beso sabe al camino de lluvias torrenciales, a la luna en fase de cuarto creciente, al fuego del abrazo infinito.

Anda, besame, no escondas lo que un día fue ternura y hoy es adicción.

A %d blogueros les gusta esto: