Un hogar para los que aman cuba

Se de las cosas

Reloj-antiguo-0 Una hoja sin cursiva, el mar con sus vaivenes, el reloj de las manecillas dobles;quizas   una muerte se hace latente con los dos ojos abiertos.

Se de las cosas que no vuelven, que se hacen eternas, que nos maltratan , y nos llevan al espejismo, quizás hasta la locura.

Anuncios

Para tí, una promesa

19d7181483d9fc511a4fcd37382c1cd3Nunca lo besé en las márgenes de su último latido, sus manos guardaban la braza de un sol al  mediodia.

Hice una promesa de callar ante su voz de galán, mas se nos cabó el tiempo de soñar.

Me sorprendió tu muerte; comprendí que las palabras, a veces suenan  en el fondo de un pozo, y sus ecos, sin embargo permanecen.

Datos inmóviles

wifi-cuba-583x389Bienaventurados los ignorantes que no sufren por la falta de datos, información , conocimiento. No se movía el pueblo con nada inusual: las personas en su ir y venir de la playa, los turistas turistiando, los zapateros a sus zapatos. ¿Usted le ha caído internet en el telefono? , pregunté a un joven sentado en la zona wi fi. Y me responde con cara de pocos amigos , como si la respuesta fuera :¿ y a usted qué le importa?.

Seguí con la indagación y de 5 personas solo una me dijo que le había caido ,  solo hasta las 5 de la tarde quizas por la congestión en las líneas; que se sorprendió porque al configurar su correo le cayó el internet y  pudo hasta bajar aplicaciones, cargar videos y llamar a sus familiares.

” Me enteré por una bola, nadie me avisó, pero probé los datos móviles y me funcionó , comentó el doctor del consultorio, muy atareado por cierto, pero con los ojos puestos en el celular.

No fueron pocos los ignorantes que se percataron de la noticia,  cuando en el noticiero anunciaron que la prueba piloto había sido ” todo un éxito”.

Sin poder conectarse , algunos, con móviles de última generación maldijeron a la suerte de no poder saber que se sentía;  tener un dia a Regalado de su lado, que 38 años más tarde le ofrecía 9 horas gratuitas de datos inmóviles.

630xdcardenalx.jpgHace 4 días que el Cardenal Jaime Ortega Alamino está alojado como quien dice en el patio de mi casa.
No es la primera vez que se aloja en una renta particular, el año pasado lo hizo en este mismo lugar, donde habitan una doctora estomatologa y su papa con Alzheimer; devoto de Dios y bueno como la levadura que hace crecer el pan. Lo veo sin sotana y su capela, con camisas y shores disfrutando de la playa y no excento a los apagones del verano que en Varadero han empezado a azotar.
Mi vecina afirmó verlo desesperado en las 5 horas sin luz electrica, con palpitaciones y bajones de azúcar.
No he tenido el valor de hacerle una entrevista, será porque tengo tantas cosas que preguntarle: me gustaría saber qué opina de este pedacito de tierra tan estereotipado, donde segun dicen el dinero crece en los arboles.
Me encantaría escuchar con sus dotes de orador lo que opina de la Reforma Constitucional, del matrimonio gay y la iglesia. Y dejaría para último, la pregunta de la limitación de la ¿riqueza? Qué es ser rico, cómo calificaría la riqueza, en la pobreza de pensamiento o del alma.
Han pasado 4 días y creo que quedaré con las dudas aunque me acusen de impía periodista.

Milagros

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Debemos creer en los milagros, en hacer caso al corazón por encima de las neuronas prácticas. Uno siempre piensa en que la honda con la que David venció a Goliat puede aparecer cuando menos se lo imagina.
Croacia lo intentó, dejó estelas de coraje, de hacer lo imposible, posible mas el Gigante de sangre azul los aplastó. Las cábalas estaban con los franceses: 20 años después fueron campeones, y su más joven estrella, de casualidad,  se da un aire a Pelé.
El Mundial de Rusia nos deja con esa sed de continuar viendo milagros como la lluvia torrencial que empapó a los jugadores antes, durante y despues de la premiación, con los jugadores usando su bandera de saya , o paraguas, o ver premiar a los árbitros con los chiflidos de desobediencia en las graderias.
Esos milagros de ver un jugador triste con el Balón de Oro en la mano, como quien no encuentra en el supermercado el producto que viene buscando y tiene que contentarse con seguir buscandolo en otro lugar.
¿Habrá un momento para seguir creyendo? Dentro de 4 años lo veremos, se dice fácil, pero la cuenta regresiva ya comenzó.

La casa del abuelo

36273446_1950568711902041_3939276993811447808_oDos niños añoran sentir el verde de la hierba blanda en el patio de la casa de sus abuelos. En el camino extenso de veredas y saltos , sabrían encontrar algo llamado felicidad.
Sus amigos arropados bajo el polvo , no vacilaron en preguntar dónde andaban ocultos. Los hermanos ya no andan descalzos , ni pescan jicoteas en el agua con lino, ni siquiera molestan a la señora con cara de hechicera y casa embrujada.
Se habrían mudado de ideas, pensarían.
Mas en el mundo de los adultos, lo racional es el enemigo de los infantes.Gracias que aun pueden visitar al abuelo y recordar lo que llaman felicidad.

El ritual de papá

7757-nina-leyendo-un-cuento-con-su-papaSolía sentarse frente al televisor para ver su deporte favorito. Le sorprende una voz deambulante que dice ” papá” y lo coge con sus manecitas de duende para llevarlo al campo de batalla donde los juguetes yacen exhaustos.

Él le ofrece un muñeco; ella le da un manotazo y con ” papá” lo convida a adivinarle el que más le gusta. Le da un tren, un títere; nada; solo recibe el padre la mano rápida.

En lo profundo del reguero, está ahi , el libro de imágenes feas llenas de gatos verdes, hojas con olor a viejo, sin carátula apenas. El padre se lo enseña hoja a hoja, la sienta en las piernas, la niña le señala una y mil veces, el gato verde feo, que parece un hilo de coser.

Pero, el hombre rie por dentro, no quisiera que nunca desapareciera la afición por los libros,  el poder de la aventura ,y  mucho menos el ritual que hace de sus tardes un rutina diferente.

A %d blogueros les gusta esto: